www.flickr.com

No compres productos de "Nuestra Huella".

lunes, 23 de junio de 2008

Esta es un historia de sobre-explotacion laboral:

Oscar Taboada Ortuño soportó una serie de abusos laborales durante cuatro meses. Trabajó 16 horas al día. Estuvo varias jornadas sin comer. Vivió rodeado de moscas y aspiró el olor del veneno vertido contra los insectos. Vivía encerrado en la granja La Mimosa III, que tenía un cerco eléctrico nocturno de 220 voltios para evitar su salida, la de su familia y de los demás operarios…

Soportó todo esto, pero lo que no aguantó fue que sus empleadores no permitieran a su esposa, Elsa Solís, visitar al médico a comienzos de abril de este año. Ella estaba embarazada y comenzó a sentirse mal por esas fechas; pero los "capataces" no la dejaron ir al hospital… Y perdió a su sexto retoño.

"Eso fue lo peor. Ahí sí dije: Hasta acá aguanto". Oscar se rebeló. Puso su denuncia ante las autoridades de la localidad de Capilla del Señor, en el departamento de Exaltación de la Cruz, cerca de Pilar, en el norte de la provincia de Buenos Aires. (leer mas)

Haz un favor a la sociedad, deja de comprar productos Nuestra Huella.

Y escribeles una carta mostrando el rechazo a sus actividades de sobre explotacion laboral, estos son sus correos:

administracion@nhuella.com.ar

ventas@nhuella.com.ar



1 comentario:

Anónimo dijo...

poque no escrachan el colegio que tienen los Luaces........calle champagnat co;egio santa maria. figura una de la hijas pero la viuda es la duena y lo era el marido tambien
eso si les va adoler pues eeloo viven en el countie carmel ahi nomas cerquita y tiene todos los maigos y conocidos

Publicar un comentario

Palabras Libres, permite todo tipo de comentarios, siempre y cuando no ofendan a la moral y las buenas costumbres. Asi tambien para establecer dialogo agradeceriamos a quienes comentan incluir alguna forma de contacto (direccion de e-mail u otro). Los anonimos son solo eso, anonimos.
Los comentarios perteneces a quienes los escriben...

Articulos recientes

En estos instantes, estoy en