Palabras Libres

Blog que trata sobre Bolivia desde la perspectiva de un boliviano de a pie que escribe articulos de opinion y realiza critica constructiva.

sonidos de febrero negro 1

No hay comentarios.

Powered by Castpost

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Palabras Libres, permite todo tipo de comentarios, siempre y cuando no ofendan a la moral y las buenas costumbres. Asi tambien para establecer dialogo agradeceriamos a quienes comentan incluir alguna forma de contacto (direccion de e-mail u otro). Los anonimos son solo eso, anonimos.
Los comentarios perteneces a quienes los escriben...

Memorias de Febrero

No hay comentarios.

En la imagen los estudiantes del Colegio Ayacucho apedrean Palacio de Gobierno el 12 de Febrero de 2003....

Un solitario estudiante se anima a atacar al
gobierno de Goni con una picota...

La primera foto pertenece al Sr. Jorge y Sergio Landaeta; la segunda tomada del video "fusil, metralla, el pueblo no se calla"

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Palabras Libres, permite todo tipo de comentarios, siempre y cuando no ofendan a la moral y las buenas costumbres. Asi tambien para establecer dialogo agradeceriamos a quienes comentan incluir alguna forma de contacto (direccion de e-mail u otro). Los anonimos son solo eso, anonimos.
Los comentarios perteneces a quienes los escriben...

Bolivia:Todos eramos gonistas.

1 comentario

Mario Ronald Duran Chuquimia

El impacto mediático logrado por el documental “Our brand is crisis” (nuestra marca es la crisis), realizado por la periodista Rachel Boynton, para documentar gráficamente la campaña de mercadotecnia diseñada por la empresa americana Greenberg, Carville & Shrum, que tiene como estrategas a James Carville, Stan Greenberg, Jeremy Rosner . En dicho documental se muestra hasta los pormenores mas íntimos de la campaña electoral de Gonzalo Sanchez de Lozada, Goni, en el año 2002. Año en que, pese a que ocho de cada diez bolivianos lo denominaban vende-patria, por la privatización a largos plazos y cómodas cuotas de las empresas nacionales estratégicas denominada capitalización, Goni resulto electo.
El documental pretende mostrar la elección de Goni como fruto de la manipulación hecha con armas de marketing, resultado que solo en parte es cierto ya que también la generalidad del pueblo boliviano tiene su alícuota.
A principios de los ochentas en el siglo pasado, durante el desgobierno de la Central Obrera Boliviana (COB) y de los intereses de la oligarquía hecha partidos: la Acción Democrática Nacionalista (ADN), el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), e incluso, el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), quienes lograron el acortamiento del mandato presidencial de Hernan Siles Zuazo de la Unión Democrática y Popular (UDP) culpándolo por la hiperinflación que llego al 27000% que se tradujo en crisis económica, social y política.
Es así que las elecciones de 1985 son ganadas por Hugo Banzer Suarez, extraña vuelta del destino, quien en medio de lagrimas renuncio a la dictadura en 1976 a fuerza de huelga de hambre de un pueblo que no lo aguantaba mas; sin embargo, asumió el poder Victor Paz Estenssoro, quien con su frase “Bolivia se nos muere” aplico el Decreto Supremo No. 21060, dígito que marcaría el destino de un país y sus habitantes; por entonces, en dicho gobierno ocupaba la cartera de Ministro de Planificación y Coordinación, Gonzalo Sanchez de Lozada. El pueblo empezaba a creer que Goni, como le denominaban, salvaría el país.
Las elecciones de 1989 fueron ganadas por Goni quien obtuvo el 23%, pero cruzando ríos de sangre, se registro la unión entre la espalda y el látigo: con el apoyo de la ADN, se hacía presidente a Jaime Paz Zamora del MIR, en el imaginario popular los partidos de derecha e izquierda le habían robado la victoria al ganador. Las elecciones de 1993, fueron ganadas por Goni con el 33,8% de la votación, quien tenía como acompañante de fórmula al pedagogo aymará Víctor Hugo Cárdenas. Goni con su medio español, sus poses histriónicas, su manera diferente de hacer política sedujo al electorado con el Plan de Todos, plan de gobierno que pretendía dinamizar la paupérrima economía boliviana mediante la alquimia denominada capitalización, que decía que solo se vendería el 49% por ciento de las acciones a empresas interesadas a cambio de dinero que sería utilizado para realizar nuevas inversiones, que dichos fondos serían destinados al desarrollo productivo del país y repartidos entre quienes hubiesen cumplido 21 años en 1997. Entre otras promesas, establecidas en el Plan de Todos estaban las siguientes: que se democratizaría el ejercicio del poder y se redistribuirían los fondos estatales mediante la participación popular, que se mejoraría la educación bajo los conceptos de educación participativa, intercultural y bilingüe, que se atendería mejor a los ancianos con un nuevo régimen de pensiones, que se reformaría el manejo forestal y agrario, entre otras promesas, por lo que el pueblo boliviano le otorgo la mayor votación desde el retorno de la democracia.
Pacto político mediante co-gobernó con la centrista Unidad Cívica y Solidaridad (UCS) del empresario cervecero Max Fernandez y con el izquierdista Movimiento Bolivia Libre (MBL), pacto que le garantizaba el control de las cámaras de senadores y diputados; un gigantesco lobby mediático fue armado para hacer “entender” al pueblo boliviano los beneficios de la capitalización, jugosas consultorías fueron pagadas por organismos internacionales a la intelligentsia boliviana y a quienes tenían en sus manos a la opinión pública y. Campañas publicitarias inclinaron el fiel de la balanza del pensamiento del común de la gente. En esos tiempos todos éramos gonistas, en mayor o menor medida, por simpatía con las reformas planteadas o por intereses de grupo o personales, desde el humilde campesino hasta el más rico de los empresarios, pasando por la fauna política e intelectual.
Ejemplos didácticos fueron establecidos: que la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL) fracaso por el superávit de obreros, que Yacimientos Fiscales Petrolíferos de Bolivia (YPFB) seguiría dicho sendero, que la administración privada era la mejor, que la administración pública había fracasado. En síntesis, la inversión privada salvaría al país.
Los datos monetarios dieron la razón a los artífices de la capitalización, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) fue capitalizada en 610 millones de dólares, YPFB en 835 millones de dólares, la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE) vendida a intereses chilenos en 39 millones de dólares, pocas empresas se salvaron el Lloyd Aereo Boliviano (LAB) por la resistencia regional cochabambina, aunque esta no duro mucho, la Empresa Metalúrgica Vinto (EMV) por que no hubo interesados… para los corifeos de la capitalización, mil seiscientos millones de dólares ingresarían a la economía boliviana (1).
El común del pueblo boliviano creyó que estas medidas salvarían al país, el candidato de un ala del MNR para las elecciones de 1997, Rene Blattman tenía las elecciones ganadas, pero por zancadilla de otros intereses emenerristas, su postulación fracaso, participando como candidato Juan Carlos Durán quien obtuvo el 18,2% de la votación a solo cuatro puntos porcentuales del ganador, Hugo Banzer Suarez. Los errores del gobierno banzerista, signado por la corrupción, la crisis económica mundial que afecto a todos los países exportadores de materias primas, las incipientes revueltas sociales campesino - populares, la erradicación de los cocales en el Chapare, la guerra del Agua cochabambina: ” la Bolivia de la repu-bliqueta y la montonera”, hicieron aparecer pintas en las paredes que decían, a ritmo de tango “Goni, volve para arreglar el país”.
La campaña de marketing electoral del 2002 fue diseñada para bajar la popularidad de Manfred Reyes Villa y dar la victoria a Goni, pero la votación fue hecha por la población boliviana, haciendo presente el adagio político: ” que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”, ya que no nos engañaron, sino que nos dejamos engañar.
El Alto, J’acha Marka, 29 de Enero de 2006. A pocos días de la anunciada muerte del 21060.
Notas.-(1) Los datos se encuentran en la siguiente página web: http://www.eclac.cl/publicaciones/DesarrolloProductivo/5/lcg1985/bolivia.html

1 comentario :

Publicar un comentario

Palabras Libres, permite todo tipo de comentarios, siempre y cuando no ofendan a la moral y las buenas costumbres. Asi tambien para establecer dialogo agradeceriamos a quienes comentan incluir alguna forma de contacto (direccion de e-mail u otro). Los anonimos son solo eso, anonimos.
Los comentarios perteneces a quienes los escriben...

primer audioblog

No hay comentarios.

Powered by Castpost

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Palabras Libres, permite todo tipo de comentarios, siempre y cuando no ofendan a la moral y las buenas costumbres. Asi tambien para establecer dialogo agradeceriamos a quienes comentan incluir alguna forma de contacto (direccion de e-mail u otro). Los anonimos son solo eso, anonimos.
Los comentarios perteneces a quienes los escriben...

Bolivia: La nacionalización no espera.

No hay comentarios.
Mario Ronald Duran Chuquimia (*)

El Movimiento al Socialismo (MAS) durante la última campaña electoral agito las banderas, la consigna y la demanda de la recuperación de los recursos hidrocarburíferos, los cuales pasaron a manos de trasnacionales por medio de la Ley (No. 1544) de Capitalización, ley que fue aprobada durante el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (GSL), dichas empresas obtuvieron beneficios adicionales con las sucesivas leyes y decretos de gobiernos posteriores.

La demanda de la nacionalización de los recursos hidrocarburíferos hecha rebelión en Octubre de 2003, se convirtió a fuerza de movilizaciones de diversos estamentos sociales en una gran fuerza aglutinadora en sucesivos momentos históricos recientes; la chispa fue encendida el 19 de Septiembre de 2003, con la convocatoria del MAS a una gigantesca movilización en contra de la supuesta venta del gas natural a Estados Unidos (USA) por un puerto chileno, por la nacionalización de los recursos hidrocarburíferos y por la industrialización de esta materia prima, la caída y huida de Goni (GSL) dejando tras sí muertos y heridos, junto a la asunción de Carlos Mesa cerraría dicho capítulo. En mayo-junio de 2005, la movilización de las juntas vecinales de la ciudad de El Alto y otros sectores sociales, que exigían la nacionalización por la vía que fuese: decreto presidencial o ley de la república con el argumento de que los contratos eran nulos de pleno derecho, en consonancia a la decisión del Tribunal Constitucional boliviano, que cuestionaba la validez de los contratos de capitalización por no ser refrendados por las Cámaras Legislativas. Pero, el por entonces presidente Mesa, no dio el paso para la tercera nacionalización, y a pesar suyo fue obligado a renunciar dando paso a la sucesión constitucional, aceptando los movimientos sociales movilizados, que tenían dos de las principales ciudades en paro cívico indefinido, un Congreso nacional cercado por mineros armados de dinamita, revueltas populares en la cruceña San Julián y otras ciudades, un trueque bobo: nacionalización por sucesión constitucional. El presidente Rodríguez Veltze, no se atrevió a exigir la migración de contratos petroleros a la nueva ley de hidrocarburos (No. 3058, aprobada el 17 de Mayo de 2005), dejando establecido que era tarea del futuro gobierno.

El nuevo gobierno fue electo con el 54% de los votos, obteniendo la mayor votación de la era democrática. Evo Morales en su gira por los países del exterior, emitió mensajes simbólicos, dos de los principales fueron: el respeto a la inversión privada y el “queremos-socios, no-patrones”; al retornar de su viaje, en sus primeras declaraciones de prensa, ratifico su promesa de nacionalizar los recursos hidrocarburíferos sin confiscar activos e inversiones de las trasnacionales: “una nacionalización responsable”. Otros hechos ilustran, al parecer, la posición del nuevo gobierno: el vicepresidente García Linera, en unas líneas del discurso efectuado en la plaza San Francisco en ocasión de la posesión y el compromiso ante el pueblo, dejo el tema de la nacionalización para su discusión en la futura Asamblea Constituyente; el ministro de hidrocarburos, Andrés Solíz R., pretende, cual si Bolivia fuese una empresa, inscribir las reservas gasíferas en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Un recuento histórico es necesario, la primera nacionalización en la historia mundial fue la boliviana, fruto de las actuaciones de los gobiernos de la pos-guerra del Chaco, que son conocidos como del socialismo militar, quienes durante el gobierno del general Toro, el 13 de Marzo de 1937, mediante Resolución Suprema, declaraba extinguidas las concesiones otorgadas a una trasnacional y revertidos sus bienes al Estado. Un acápite es por demás interesante de la resolución en contra del poderoso trust: “Declarase la caducidad de todas las propiedades de The Standard Oil Co. of Bolivia, dentro el territorio de la Republica por defraudación de los intereses fiscales”. La Standard no solo había incumplido con las leyes bolivianas y el contrato Richmond Levering Co. (1) suscrito, sino que en medio de las balas, de las constantes derrotas del ejercito boliviano en manos del paraguayo, de la sangre de cambas, kollas, chapacos sacrificadas en el altar de Marte, la Standard exportaba clandestinamente el petróleo boliviano a Argentina con destino a las tropas paraguayas (2), contrabando que realizo incluso en la post-guerra, causa principal que justifico la nacionalización del petróleo. Una persona simboliza la voluntad nacionalista del pueblo boliviano forjada en la guerra del Chaco, el teniente coronel German Busch que propicio la creación de Yacimientos Fiscales Petrolíferos Bolivianos (YPFB) y aguanto las arremetidas de la Standard.

La constante histórica boliviana es la entrega de los recursos naturales a intereses extranjeros hechos empresas trasnacionales, el joven MNR hacía la revolución de 1952, recuperaba las ya exhaustas minas de los barones del estaño, aceptando las directrices del plan de política económica Bohan (3) que propiciaba el retorno de las trasnacionales petroleras. En 1956, la muerte anunciada de YPFB, era sellada con la aprobación del código Davenport (4), hecho a la medida de la trasnacional Gulf Oil Co. Entre las observaciones principales hechas por Marcelo Quiroga S.C. en 1966, diez años después, están que: el código fue redactado por extranjeros vinculados a intereses petroleros, para beneficio de dichos intereses y en detrimento de la miserable economía, fiscal y nacional, un ventajoso régimen tributario empresarial que conlleva una exigua participación del estado, el factor de agotamiento que despoja al Estado del dominio originario de las riquezas naturales, que los procedimientos para la solución de los litigios entre el Estado y las trasnacionales vulnera la soberanía nacional, que no legisla específicamente sobre el recurso gas, que son la mas grande reserva dentro el territorio nacional, hechos que propiciaron el decaimiento de YPFB, para bonanza de la BOGOC (5).

La segunda nacionalización fue hecha el 17 de Octubre de 1969, en medio de un mar de apoyo popular, con el ejercito que tomaba los campos petroleros y las oficinas de la Gulf; el antecedente necesario para este acto, fue que la Asamblea Constituyente de 1967 aprobó una nuevo texto de Constitución Política, en el que se incorporo (Art. 139) el principio de que los hidrocarburos eran del dominio directo, inalienable e imprescriptible del Estado. Al año siguiente el presidente de facto Gral. Rene Barrientos O. promulgo un Decreto Supremo mediante el cual dejo en suspenso la aplicación del Código del Petróleo y prohibió el otorgamiento de nuevas concesiones. El dominio de la trasnacional fue roto con la muerte de Barrientos quien pese a todo, respetaba los concesiones de la Gulf y su derecho propietario fraguado sobre los reservorios de gas. La junta civil-militar encabezada por el Gral. Alfredo Ovando C. decreto “la reversión al Estado de las concesiones otorgadas por la Gulf Oil y la nacionalización de todos los bienes e instalaciones que pasan a ser intervenidas por YPFB”. Sergio Almaraz Y Marcelo Quiroga S.C. fueron los principales ideólogos de la nacionalización, expresaron la conciencia nacional y el vínculo entre la lucidez intelectual y voluntad práctica, entre conciencia teórica y conciencia histórica, entre conocimiento concreto y su potencialidad en proyectos sociales.

La venta a precio de gallina muerta de las empresas estratégicas durante el primer gobierno de Goni (GSL) significo el retorno del colonialismo que convierte a Bolivia en fuente de aprovisionamiento y transferencia de plusvalor hacia las empresas trasnacionales, el efecto se dejo sentir en las sucesivas crisis económicas del ciclo neoliberal, hechas economía popular paupérrima, que se tradujeron en levantamientos populares, la mayor carga de acumulación de resistencia al modelo neoliberal se dio en Octubre de 2003, movilización que mantiene ardiendo la llama de la nacionalización de los recursos hidrocarburíferos.

Las declaraciones hechas y las últimas decisiones políticas del gobierno del MAS autodenominado de la “revolución democrática” muestran un claro sesgo populista y de coyuntura con la ausencia de un proyecto nacional que de las respuestas a las necesidades del país; populista, ya que no quiere sacrificar el capital electoral obtenido asumiendo medidas transcendentales, como la nacionalización del gas y del petróleo; de coyuntura, ya que solo reacciona a los estímulos externos de los temas de moda. La valoración hecha por Adalid Contreras respecto al gobierno de Mesa (6), calificándolo como “entreguista” por su timidez para la recuperación estatal de los hidrocarburos, bien puede ser aplicada a este gobierno, en caso de que incumpla su principal propuesta electoral. Para este momento histórico, las palabras de Marcelo Quiroga S.C. son importantes y necesarias: “No somos dependientes porque somos pobres, somos pobres porque somos dependientes”.

Notas.-
(1) El contrato se denomino así por el estudio jurídico norteamericano que lo redacto.
(2) El jefe militar Pompilio Guerrero participo en la guerra del Chaco (1932-1935), haciendo pública esta denuncia en fecha 7/12/1935.
(3) En alusión al economista Martín Bohan, jefe de la misión americana que dio las directrices al gobierno del MNR
(4) La consultora neoyorquina Schuster and Davenport redactó el Código del Petróleo, conocido como Código Davenport , aprobado en el Congreso boliviano el 26 de Octubre de 1955 y promulgado en 1956.
(5) BOGOC: acrónimo de la Bolivian Gulf Oil Co.
(6) En el artículo “Ay Bolivia, no te rajes”, Aportes Andinos No.12, http://www.uasb.edu.ec/padh.

El Alto - J’acha Mark’a, 7 de Febrero de 2006.

(*) El autor fue Secretario Ejecutivo de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB).

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Palabras Libres, permite todo tipo de comentarios, siempre y cuando no ofendan a la moral y las buenas costumbres. Asi tambien para establecer dialogo agradeceriamos a quienes comentan incluir alguna forma de contacto (direccion de e-mail u otro). Los anonimos son solo eso, anonimos.
Los comentarios perteneces a quienes los escriben...

Bolivia: Austeridad urgente en la Universidad Publica

No hay comentarios.
Bolivia: Austeridad Urgente en las Universidades Públicas.
Mario Ronald Duran Chuquimia.

El presidente de los bolivianos, Evo Morales, al rebajarse su sueldo en un 50% a dado una señal poderosa que muestra su voluntad de servicio al pueblo, dicha rebaja esta siendo asumida por diversas instancias de la administración pública. Esta medida es recibida con beneplácito por la población boliviana, ya que existía una gran diferencia en la escala salarial, por ejemplo el sueldo que llegaba a cobrar el presidente de la cámara de senadores, era ciento-ventisiete veces el salario mínimo nacional, que a la fecha es de aproximadamente cincuenta y cinco dólares.

Por lo que causa sorpresa la declaración del Rector de la Universidad Mayor de San Andres, Roberto Aguilar, quien amparándose en la Autonomía establecida en la Constitución Política del Estado, dice que la UMSA es autónoma para establecer su escala salaria y que si se diese la rebaja en la escala salarial, muchos docentes se retirarían exigiendo sus beneficios sociales.

La universidad pública se ha convertido al paso de los años y pese al cambio de las autoridades en una isla alejada de la realidad boliviana, ya que sus autoridades, docentes y administrativos gozan de una excelente escala salarial, sueldos que son engordados con el concepto de años de antigüedad sin contar beneficios sociales, que llegan a ser en algunos casos, cincuenta veces el salario mínimo nacional.

Por mucho tiempo el discurso que justificaba las protestas por un mayor presupuesto era que la universidad no tenia suficientes fondos, lo que originaba marchas, paros y bloqueos, con el consiguiente perjuicio académico, la movilización de fin de año en la UMSA desnudo una lacerante realidad, el noventa y cinco por ciento del presupuesto universitario se destina al pago de sueldos y salarios, presupuesto que es asignado por el Tesoro General de la Nación (TGN), pero siempre existe un déficit para atender necesidades de infraestructura y equipamiento, entre otros.

Este déficit económico es cobrado de los bolsillo de los estudiantes mediante diversos mecanismos entre ellos: los timbres y valores, costos de los trámites, sirva de ejemplo que, el tramite por el titulo universitario llega a sumando ases y espadas es de dos mil bolivianos, monto que se duplica cuando se requiero el título en provisión nacional. El dinero de esta recaudación en la UMSA, pasa a la administración central y solventa gastos de emergencia de esta. En algunas facultades dicho déficit es subsanado mediante el cobro de los “aportes voluntarios” de carácter obligatorio que incluso llegaron a ser de doscientos bolivianos por gestión sin contar el costo de la matrícula. Otra fuente de ingresos proviene de los cursos de post-grado que cuestan aproximadamente dos mil dólares como mínimo, estos fondos son administrados para el pago de sueldos de docentes principalmente, sin que se sepa el destino del resto de la recaudación. Los cobros realizados por concepto de cursos pre-universitarios, también son una fuente importante de ingresos ya que solo el diez por ciento de los postulantes ingresa a la universidad a proseguir estudios superiores, el costo de este curso es de quinientos bolivianos.

Motivos que obligan a discutir la distribución del presupuesto universitario internamente y externamente, recuperando y validando la regla de oro: por cada boliviano destinado al sector docente y administrativo, se debe destinar otro boliviano a infraestructura y equipamiento. Tarea que debe ser encarada por la dirigencia universitaria, evitando caer en los facilismos de decir que la autonomía nos permite todo, incluso tener una casa superior de estudios de un país subdesarrollado con sueldos del primer mundo para autoridades, docentes y administrativos.

Así también los fondos provenientes del IDH deben ser administrados correctamente, prohibiendo su uso en la partida de sueldos y salarios, impidiendo que las manos brujas de ciertos sectores no contentos con los huevos de oro se quieran comer a la gallina.

Atrio de la UMSA, Miércoles 1º de Febrero de 2005.

(*) El autor fue Secretario Ejecutivo de la Confederación Universitaria Boliviana.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Palabras Libres, permite todo tipo de comentarios, siempre y cuando no ofendan a la moral y las buenas costumbres. Asi tambien para establecer dialogo agradeceriamos a quienes comentan incluir alguna forma de contacto (direccion de e-mail u otro). Los anonimos son solo eso, anonimos.
Los comentarios perteneces a quienes los escriben...

En estos instantes, estoy en