www.flickr.com

Amnistía para Goni

sábado, 31 de julio de 2004

Mario Ronald Durán Chuquimia (*)
Antes de vertir cualquier opinión y condenar al autor de este artículo, debemos analizar el contexto de la ley de seguridad ciudadana y los sucesos de Octubre. Eran los aciagos días previos a Octubre, el gobierno a iniciativa de Jaimiño Paz Pereira, presentaba una ley de seguridad ciudadana, copiada de una ley peruana para los tiempos de plomo: tiempos de voladuras de torres de alta tensión y de paros armados. Se negaba, ley mediante, el derecho a la protesta, al bloqueo y se fomentaba la represión, la cárcel para quien ose levantar su voz en contra del gobierno. La ley estaba pensada para dar seguridad al gobierno no al ciudadano, bajo esa ley se estaban iniciando procesos a la dirigencia sindical, al humilde campesino que bloqueaba, al que por error estaba en el lugar equivocado, en fin a todos aquellos quienes no comulgaban con el gobierno de la pegacoalisión MNR-Goni, MIR, NFR, UCS, MBL, PS-1. Luego de la pesadilla de Octubre, el gobierno amnistío a todos los procesados, la larga lista estaba encabezada por Solares, de la Cruz, Morales, para citar a los mas importantes, la opinión publica alabo la decisión del Presidente, así como la derogatoria de la ley de seguridad ciudadana. Los sindicalistas y actores de la protesta social, respiraron aliviados, ya no serían enjuiciados, el decreto supremo, especificaba claramente, su alcance. No había resquicios para la duda. Octubre, paso, llegó Julio y por una decisión inconsulta de los Fiscales, que establecía que ese decreto de amnistía era válido también para quienes habían ordenado la masacre, quedaban en teoría, libres de pena y culpa, los autores de la masacre, Goni y sus ministros. Los dedos acusadores se levantaron, a voz en cuello, Solares que no asume su derrota en el referéndum, dice: Mesa es Goni y Goni es Mesa, por eso el decreto; pero olvida que ese decreto fue hecho específicamente para el y para todos quienes habían participado en la protesta, no en la represión. Extraña, la posición de la dirigencia sindical. Ayer aplaudían la amnistía, hoy se declaran en contra, tratándose de agarrar de cualquier cosa para incendiar el país, olvidan la teoría marxista-leninista, que no basta la idea de la revolución, sino que esta debe construirse, hacer teoría y darle viabilidad, no de mes en cuando lanzar consignas copiadas mecánicamente de los manuales de agitación. El decreto del presidente Mesa en concordancia con la realidad política del momento, Octubre, tuvo y tendrá la importancia y la interpretación debida. Y para aquellos que piensan que fue hecho para beneficiar a los autores de la masacre de Octubre, les decimos que las mayorías silenciosas, no son tontas, saben cuales son las verdades y cuales las mentiras. La idea que ronda la plaza Murillo, es iniciar un Juicio de Responsabilidades a todos quienes tuvieron decisión, responsabilidad y llevaron a cabo los asesinatos durante el gobierno de la pegacoalisión, y le corresponde a la opinión pública plantear, a través de los medios de prensa su opinión. A los juristas y al Tribunal Constitucional dar la interpretación correcta. Y a todo el pueblo boliviano, no ceder ni un milímetro en el pedido de justicia.
El Alto, 31 de julio de 2004.
(*) El autor es estudiante de Ingeniería Industrial.
El original de este articulo se encuentra en: http://bolivia.indymedia.org/es/2004/07/10929.shtml

Referendum, Dictadura y Pueblo

sábado, 17 de julio de 2004

Mario R. Duran Chuquimia
Que piensa del Referendum la poblacion alteña
Referéndum, Dictadura y Pueblo. Mario Ronald Durán Chuquimia (*) Faltan dos días para el Referendum, a inicios del paro cívico de setenta y dos horas sin civismo, en memoria de Murillo, de los caídos en Octubre y en contra de la democracia. Los nuevos dictadores en afanes electoralistas (se vienen las elecciones municipales) con una miope lectura política piensan que a mas paros mas votos, a la mas férrea disciplina mas poder, y que, en este rincón olvidado de Dios, piensan (algunos, no todos) que se puede reproducir métodos polpotianos (1) y que El Alto es la Camboya de principios de milenio. Doña Eugenia, vendedora ambulante de jugos licuados de papaya, microempresaria, ya que su hija y su prima trabajan con ella, vive del día, anda y comercia por la Ceja y le preocupa el paro de tres días; recuerda el último paro cívico a medias, casi le quitan sus galoneras, a lagrima viva y a gritos consiguió quebrar el paro, necesitaba vender, sino con que dinero alimentaría a su familia. Acaso el estomago sabe de política. La dirigencia alteña busca su proyección política, Felipe Quispe es el ejemplo, mediante su permanencia en el parlamento, acumulo casi un cuarto de millón de bolivianos, dejo la Empresa de Electrificación Rural en estado de coma por los prestamos de honor, co-goberno la Prefectura en tiempos de Goni y le falto poquito para tener una flotilla de tractores, con ese ejemplo, quien no quisiera seguir sus pasos. Mauricio Cori lo intento pero desnudas el y sus intenciones, le quitaron las ganas a golpes de it’apallu. Roberto de la Cruz sueña con el sillón presidencial, la alcaldía le ha quedado chiquita, ha levantado la bandera de la nacionalización y esa es excusa suficiente para tomar la plaza Murillo. Juan Melendrez, se siente candidato a Alcalde, ya que en estos instantes es la mejor ficha del Movimiento al Socialismo (MAS). Doña Eusebia, vende leche de burro, comida para burros y burros, en la ex – tranca de Río Seco y como la dirigencia gremial para fomentar el civismo instruyo iluminar la noche alteña con farolitos rojoamarilloverde y rojoverde en cada puesto de trabajo, se sienta al lado de la gasolinera que exploto en Octubre, con su único farol, su esposo y una amiga, cruzando la carretera a Laja, camino a la Ceja hay mas faroles, la gigantesca feria 16 de Julio esta iluminada con senderos de farolitos de sindicalizados obedientes, poco a poco surge la música, los ponches y una orden se transforma en integración vecinal y gremial, por medios etílicos. De la Cruz, Rocha, Melendrez hacen cálculos electorales, ¿la protesta se transformara en votos?, ya somos candidatos, pero ¿seremos electos?. Las hojas de coca no mienten, las encuestas tampoco, la gente de a pie, de auto, ya no quiere mas paros, ni bloqueos, ni protestas, que nos dejen trabajar y punto, los troskistas del magisterio ya probaron el repudio popular. Por eso, se animan a ejercer formas disfrazadas de dictadura, pero dictadura al fin: no voten, yo ya tengo todas las respuestas; quemen ánforas, para que la democracia; boycot, para evitar que gane Mesa; chicotazos, para los que duden de mis decisiones; prebendas, para quienes me sigan; mi pensamiento, mis ideas son las de todos y cuidadito, con dudar de mi derecho sindical a gobernar. Don Jorge, empleado público, cumple sus funciones y hay que llegar puntualmente y en días de paro, se tiene que levantar mas temprano, porque los bloqueos se cumplen en horarios burgueses, a partir de las nueve de la mañana, aunque otras veces empiezan desde las seis de la mañana, esos días, ni modo, preparar los zapatos de peregrino camino a Copacabana y a caminar tres, cinco, diez kilómetros, para llegar a su fuente laboral. Maldiciendo al bloqueo y a sus autores, camina por los calles llenas de piedra, por eso en reuniones con sus vecinos putea contra la dirigencia sindical, contra el gobierno y contra esta vida que ya no es vida. Los fantasmas de Octubre rondan por todas partes, por la plaza Murillo, en El Alto, en medio de la nación Camba, preguntándose: ¿acaso luchamos para esto?. Empezamos, con los del impuestazo, los formularios maya y paya, luego por el gas, nuestra última riqueza, sufríamos los efectos del 21060, con una economía agrícola devastada, desempleo galopante, por eso sabíamos que ya no había que regalar mas nuestros recursos naturales y preferimos que el gas se quede bajo tierra, el gringo acelero su caída con cada herido y cada muerto, en esos días que estremecieron a Bolivia, no había dirigentes, éramos una masa amorfa, sin dirección, sin objetivos, pero con un solo deseo, que se vaya el asesino. Acaso no sospechábamos que nuestra dirigencia sindical recibía maletas de gastos reservados, como Manfred y Jaime, para sustentar a Goni. Ahora, ellos se llenan la boca y se creen los elegidos. Les esperamos en las elecciones de Diciembre, ahí les demostraremos nuestro aprecio, pero, es necesario darles una muestra, haciendo lo contrario a lo que ellos nos ordenan e imponen, participando en el Referéndum del 18 de Julio y votemos, si, no, blanco o nulo, pero votemos, cometamos el delito, por ellos anatemizado, el delito del voto, así rechazaremos los intentos de dictadura, demostrándoles que el pueblo quiere democracia participativa. Digamos sí al Referendum. El Alto, 16 de Julio de 2004.
(*) El autor es vecino alteño y miembro de la Unión de las Juventudes Alteñas (UJUAL).
(1) Pol Pot, sobrenombre tomado por Saloth Sar, abogado vietnamita que dirigió la rebelión de los Kmers Rouges, implanto la mas feroz de las dictaduras a nombre del comunismo.
(17/07/2004 13:52)
Este articulo fue publicado en el siguiente enlace: http://bolivia.indymedia.org/es/2004/07/10400.shtml

Ayo Ayo

martes, 13 de julio de 2004

Mario R. Durán Chuquimia
Participación Popular. Ante la exigencia popular de otorgar mayor participación al área rural de nuestro país, se promulga dicha ley, para que se administre mejor los recursos en bien de la comunidad. Municipios que recibían mil bolivianos al año, tenían en sus manos, cien, mil veces dicha cantidad. Y la pregunta ¿qué hacemos con tanta plata?.
Corrupción. Teniendo montos de dinero significativos, las autoridades hicieron proyectos, unos buenos y otros malos, el sobreprecio en las obras fue la norma general, los comités de vigilancia comprados, si eso paso en La Paz, ¿porque no en el área rural?. Empezaron a surgir expertos en el arte de vulnerar las leyes, se reían de la SAFCO, aquí se trata de salir bien forrados de la gestión.
Resistencia. Los miembros del pueblo se empezaron a dar cuenta de que algo olía mal, la misma empresa ganaba todos los contratos y el comité de vigilancia se hacia vigilante sin controlar nada. Cartas a la Contraloría, en donde sufría la lentitud hecha para trámites sin aceite. Pero eso sí, las solicitudes que pedían descongelamiento de cuentas observadas, milagro de los Apus, iban en autopista, rápidos y seguros.
Vivos. Los expertos se hicieron abogados. Hagamos esto y aquello, aquí se trata de lucrar. Hoy por mi, mañana también, busquemos la reelección, hay que seguir viviendo del Estado. A los amigos, todo, al indiferente nada y al enemigo, palo, con ese axioma, se compraban lealtades. Pero no todo es una taza de leche, los opositores en el Consejo Municipal preparan un golpe de estado, perdón, de municipio.
Censura constructiva. Eufemismo, que encubre los golpes de municipio, había que cambiar al que ya había llenado sus bolsillos, por otro que todavía no lo había hecho, cambiaban de alcaldes como de pañuelos, uno por año, si es que aguantaba el año. Entraba otro, y seguía los mismos pasos del predecesor. ¿habrá acaso, un solo hombre recto en el pueblo?.
Mal de todos. La realidad en las comunidades rurales, ha sido desnudada en Ayo Ayo, las pugnas políticas se han traducida en peleas mafiosas, quien no roba trata de voltear al que si lo hace, para robar también. El dinero de la comunidad, desaparece en las manos brujas de los políticos, originarios ellos, pero con mañas de occidentales.
Justicia comunitaria. Llego el tiempo de los chicotazos; en fila, se preparan las autoridades morales de la comunidad, se mencionan los delitos, se cuantifican los daños y se establecen sanciones, chicotazos capaces de depilar la piel de un hipopótamo, estoicamente se recibe los vergajazos, nadie nos quita lo bailado, aunque tengamos que dormir sobre el estomago, un mes.
Asesinato. Los conjurados al perder el juicio, no vieron otra salida que dar un escarmiento, no contentos con quemar la casa del alcalde, decidieron darle un escarmiento para tratar de obtener su renuncia por la fuerza, pero se les paso la mano, ante un cadáver agonizante no les quedo otra que tratar de borrar las huellas del asesinato con gasolina, un fósforo y el resto nos lo mostró la televisión.
¿Qué hacer? Tratar de explicar el asesinato del alcalde desde la perspectiva de la justicia comunitaria nos llevaría a un sin sentido, ya que el asesinato contradice en sus bases sociales y filosóficas a la justicia comunitaria, ya que esta es preventiva, no punitiva. El enemigo principal se llama corrupción, por lo que se debe buscar mecanismos de prevención para evitar actos delictivos, ya que en una buena parte de los municipios, el aliciente para las censuras constructivas, es poder manejar con discreción las arcas municipales, para el beneficio personal o de grupos de poder, olvidándose del servicio a la sociedad.
(*) El autor es estudiante de Ingeniería Industrial
Este articulo puede ser visto en este enlace:
http://www.google.com/search?q=cache:FcV0arNpSpYJ:www.bolpress.com/imprimir.php%3FCod%3D2002081727+%22duran+chuquimia%22++%2B+%22ayo+ayo%22&hl=es

Articulos recientes

En estos instantes, estoy en